sistema de desconto http://www.delightfull.eu/cialis.html Garantimos preços baixos http://www.delightfull.eu/viagra.html

Jugetes de verdad y ipad ya no son incompatibles

Pablo 27 Diciembre, 2014 0


disney-ipad-appmates

¿Alguna vez os ha pasado que un niño, digamos entre los tres y los ocho años, os haya pedido suplicante vuestra tableta o, aun peor vuestro Ipad conservado como si fuera nuevo, para pasar un buen rato jugando por ejemplo con aplicaciones como Angry Birds, Cars, Planes etc…?

Probablemente sí y, aunque de un poco de vergüenza admitir que cuesta dejar esta reliquia moderna en las manos despreocupadas de un niñito por mucho que sonría, la realidad es que, cada vez más, las nuevas generaciones interactúan con la tecnología de una manera que, a menudo, nos resulta, impresionante. Impresionante porque, por un lado, nos parece asombroso como estos chiquititos se manejan entre un AppStore, una descarga, y la gestión de del espacio disponible en el dicho soporte. Impresionante, por otro lado, dado que solemos considerar exagerado el tiempo que gastan como hipnotizados frente a estas pantallas interactivas, anhelando para ellos una infancia hecha de imaginación y juguetes old school.

Pues no es ninguna sorpresa que Disney (ya seguida por otros) haya lanzado en el mercado de la juguetería un nuevo tipo de producto: se llaman AppMat y, en jerga común y comprensible, son nada más que pequeños juguetes compatibles con nuestras tabletas.

Aquí viene la segunda pregunta: ¿Alguna vez os ha pasado que un niño os haya pedido vuestro Ipad porque sin el le resultaría imposible jugar con el monito de Angry Bird que tiene concretamente en la mano? Si la respuesta es sí probablemente vuestra reacción antediluviana habrá sido la risa de compasión por un niño que no distingue entre real y virtual.

Sin embargo la cara cambia cuando, el mencionado niño incapaz, arrastra otro monito de Rayo McQueen por encima de una carretera que, más bien, es la pantalla de vuestra tableta, y la aplicación reacciona con el desbloqueo, por ejemplo, de un nuevo personaje del juego. De ahí la expresión de incredulidad mixta a una sensación de impotencia e incapacidad.

En términos técnicos lo que estos juguetes llevan por debajo es el famoso e incomprensible código QR, que permite al Ipad detectarlo y reaccionar en seguida.

Aquí va la imaginación que buscamos para nuestros hijos, siempre y cuando nuestro sueldo nos lo permita.